Su bebé nació muerto pero ella pidió abrazarlo y luego.. milagro

Su bebé murió al nacer pero ella quiso abrazarlo. Lo que ocurrió luego fue un milagro.

0

Kate Ogg estaba embarazada de mellizos, niño y niña. Cuando se puso prematuramente de parto, el médico le comunicó una terrible noticia: Jaime, el niño, no tenía posibilidades de sobrevivir y había nacido sin vida.

Ella le pidió al médico que quería abrazarlo contra su pecho y darle calor. El bebé parecía moverse, pero el médico les explicó que eran actos reflejos, que no se hicieran ilusiones, que poco a poco se apagaría del todo. Tanto ella como el padre querían aprovechar estos dos o tres minutos de hilo de vida que le quedaban al pequeño para poder estar con él, y que él supiera que tenía unos padres que le querían muchísimo.

Kate abrazó al bebé contra su pecho y le acariciaba la espalda mientras le hablaba. El padre se tumbó a su lado y a petición de la madre también se quitó la camiseta para que el bebé sintiese el calor de los dos.

Los minutos pasaban y estos padres se sentían afortunados porque podían pasar un poco más de tiempo con su bebé… pero este, en vez de apagarse, parecía que cada vez se despertaba más. El médico había abandonado la habitación dado que sabía que no había ninguna posibilidad de que el bebé sobreviviese.

Después de dos horas, el pequeño Jaime parecía estar con más energía, con movimientos más fuertes. Llamaron al médico para que viese lo que estaba pasando, y cuando por fin el médico pasó a verlos comprobó que había pasado lo imposible, Jaime iba a vivir.

En este caso se puede decir claramente… que el amor de su madre lo trajo de vuelta a la vida.

Comparte esta historia si te ha gustado :)

 


Si te ha gustado: